La sensación de crisis ha definido el Gobierno de Xi Jinping y será lo que determine el futuro de China (2022)

Hong Kong (CNN) -- Cuando Xi Jinping llegó al poder en 2012, heredó un país en una encrucijada.Por fuera, China parecía una potencia en ascenso imparable. Hacía poco que había superado a Japón como segunda economía del mundo, y el país seguía disfrutando del resplandor de los deslumbrantes Juegos Olímpicos de Beijing de 2008.

Pero en el interior de los altos muros de Zhongnanhai, el complejo de liderazgo en el que Xi pasaba el tiempo de niño visitando a su difunto padre Xi Zhongxun, un viceprimer ministro de mentalidad liberal, el nuevo líder de China vio un país en crisis.

La corrupción desenfrenada asolaba al Partido Comunista y avivaba el descontento popular, minando la legitimidad de un régimen que el padre de Xi ayudó a llevar al poder. El afán por enriquecerse durante décadas de reformas económicas creó una enorme brecha de riqueza y vació la ideología socialista oficial, alimentando una crisis de fe. Y mientras la Primavera Árabe derrocaba a los dictadores de Oriente Medio, el auge de las redes sociales en China ofrecía un espacio poco habitual para la disidencia pública, amplificando las peticiones de justicia social y cambio político.

  • Una rara protesta contra Xi Jinping ocurre días antes del congreso del Partido Comunista de China

Xi se enfrentó a estos desafíos. Nacido como "príncipe" —hijo de los héroes revolucionarios que fundaron la China comunista—, el líder chino se veía a sí mismo como un salvador, al que el partido había confiado la tarea de alejarle de las amenazas a su supervivencia.

Pero en lugar de seguir los pasos reformistas de su padre, Xi optó por un camino de control total. Combinando el viejo manual autoritario y la nueva tecnología de vigilancia, ha eliminado a sus rivales, ha reforzado su control sobre la economía y ha hecho que el partido sea omnipresente en China, incorporando su propio culto a la personalidad en la vida cotidiana.

publicidad

El logotipo del Partido Comunista se ve en un rascacielos de Shanghai al anochecer.

Xi también pregonó el "sueño chino" del rejuvenecimiento nacional, ofreciendo una visión tentadora para devolver a China su gloria pasada y reclamar el lugar que le corresponde en el mundo.

(Video) La sensación de crisis ha definido el gobierno de Xi Jinping y será lo que determine el futuro

"Xi Jinping se sienta en la cima del partido, el partido se sienta en la cima de China, y China se sienta en la cima del mundo. Ese es básicamente el programa", dijo Richard McGregor, investigador principal del Instituto Lowy en Australia.

Diez años después, la China de Xi es más rica, más fuerte y más confiada que nunca, pero también es más autoritaria, introvertida y paranoica de lo que ha sido en décadas. Ha reforzado su influencia internacional, a costa de sus relaciones con Occidente y muchos de sus vecinos.

En un congreso clave del partido que comienza el domingo, Xi está a punto de ser nombrado para un tercer mandato que rompa las normas. Será su coronación como el líder más poderoso de China desde el presidente Mao Zedong, allanando el camino para un posible gobierno de por vida.

Sin embargo, mientras Xi se enfrenta a una fuerte recesión económica, a una creciente frustración por su intransigente política de "cero covid" y a un aumento de las tensiones con Estados Unidos y sus aliados, la sensación de crisis que le acosó en su ascenso al poder ha seguido persiguiéndole, y está llamada a marcar su Gobierno en los próximos años, si no décadas.

Búsqueda del control

Xi Jinping vio de cerca la crisis del partido durante su ascenso a la cima en 2012, cuando un sensacional escándalo hizo caer a un destacado rival político y amenazó con hacer descarrilar el traspaso de liderazgo.

Bo Xilai, otro "príncipe" y carismático líder de la megaciudad de Chongqing, competía por ascender a la cúpula del partido cuando su jefe de policía intentó desertar al consulado de Estados Unidos, acusando a Bo de intentar encubrir el asesinato de un empresario británico por parte de su esposa. Los líderes del partido discutieron sobre cómo afrontar las consecuencias. Finalmente, Bo fue investigado y expulsado del partido semanas antes de la remodelación quinquenal del poder. En la actualidad, Bo y su esposa cumplen cadena perpetua.

Al haber ascendido en las filas de las bulliciosas provincias costeras durante la reforma y apertura de China, Xi no habría visto escasez de corrupción local. Pero el flagrante abuso de poder y las profundas desavenencias en la cúpula de la dirección expuestas en el escándalo de Bo probablemente agravaron la sensación de peligro para la supervivencia del partido.

Artistas rodean una gran bandera del Partido Comunista durante una gala multitudinaria para celebrar el centenario del partido en Beijing.

"Nuestro partido se enfrenta a muchos retos graves y hay muchos problemas urgentes dentro del partido que deben ser resueltos, en particular la corrupción", dijo Xi en su primer discurso horas después de ser nombrado máximo dirigente.

En pocas semanas, puso en marcha la "guerra contra la corrupción" más brutal y duradera que jamás haya visto el partido. Las amplias purgas se dirigieron no solo a los corruptos, sino también a los enemigos políticos de Xi, incluidos poderosos líderes que fueron acusados de planear un golpe de estado con Bo para hacerse con el poder.

La represión inculcó la disciplina, la lealtad y la cultura del miedo, sofocando la oposición mientras Xi se dedicaba a acumular poder en sus manos. Se autoproclamó hombre fuerte, evitando el gobierno colectivo que supuestamente había exacerbado el faccionalismo bajo su comparativamente débil predecesor Hu Jintao. En solo cuatro años, Xi se impuso como el "núcleo" de la dirección del partido, exigiendo a sus 96 millones de miembros que "unificaran su pensamiento, voluntad y acción" en torno a él.

"(Xi) piensa que el único instrumento con el que puede gobernar China en el interior y conseguir logros en el exterior es un Partido Comunista unificado, fuerte y poderoso. Así que ha hecho su misión de fortalecer el partido bajo su gobierno", dijo McGregor del Instituto Lowy. "Se ha fortalecido a sí mismo y ha fortalecido al partido como vehículo para sí mismo".

Consolidar el partido desde dentro era solo una parte de su plan. Xi también se propuso fortalecer el control del partido sobre el país. "El gobierno, el ejército, la sociedad y las escuelas, el este, el oeste, el sur, el norte y el centro: el partido los dirige a todos", dijo en el congreso del partido de 2017.

(Video) El nuevo desorden mundial

Bajo Xi, el partido se reafirmó en todos los aspectos de la vida. Revitalizó las células de base del partido, antes inactivas, y creó nuevas sucursales en empresas privadas y extranjeras. Ha reforzado su control sobre los medios de comunicación, la educación, la religión y la cultura, ha estrangulado a la sociedad civil y ha desencadenado duras medidas represivas en Xinjiang y Hong Kong.

  • ANÁLISIS | "Golpe de Estado" en China? Xi Jinping reaparece después de un viaje al extranjero y aplasta los rumores

Xi también intensificó el control del partido sobre la economía, especialmente sobre su antaño vibrante sector privado. Su amplia campaña de regulación puso en jaque a los magnates y eliminó billones de dólares del valor de mercado de las empresas chinas.

En la esfera online, la censura generalizada y las represalias en la vida real han domesticado las redes sociales. En lugar de servir como catalizador de las reformas sociales y políticas, se convirtieron en un amplificador de la propaganda del partido y un caldo de cultivo para el nacionalismo.

El omnipresente control social alcanzó nuevas cotas durante la pandemia. En nombre de la lucha contra el covid-19, 1.400 millones de ciudadanos chinos perdieron su libertad de movimiento ante los caprichos del partido y las proezas del estado de vigilancia. Ciudades de toda China están atrapadas en confinamientos draconianos, a veces durante meses, con millones de personas confinadas en sus casas o en enormes campos de cuarentena.

Lecciones dolorosas

Para Xi Jinping, salvaguardar la primacía del partido es una dolorosa lección extraída de la Revolución Cultural, cuando el establishment comunista fue atacado por los "guardias rojos" de Mao y perdió el control sobre la sociedad.

Cientos de miles de personas murieron en la agitación, incluida la hermanastra de Xi, que fue perseguida hasta la muerte. El padre de Xi fue purgado y torturado. El propio Xi fue encarcelado, humillado públicamente y enviado a realizar trabajos forzados en un pueblo empobrecido a los 15 años.

"Podría decirse que su énfasis en la autoridad del partido, y en impedir que las personas que no están de acuerdo con el partido lo critiquen, es el resultado de su fobia al caos debido a lo que vio que le ocurrió a él mismo, a su madre, a su padre y a sus hermanos", dijo Joseph Torigian, experto en política china de la American University y autor de una próxima biografía sobre el mayor de los Xi.

Muchos chinos que sobrevivieron a la Revolución Cultural —incluidas algunas élites del partido— salieron convencidos de que, para evitar que se repitiera una catástrofe similar, China necesitaba el Estado de Derecho, el constitucionalismo y la protección de los derechos individuales. Pero Xi Jinping llegó a una conclusión muy diferente.

"(Él) creía que para lograr el orden político era necesario tener un líder poderoso, un partido poderoso, y no crear un sistema en el que la gente tuviera derechos que fueran demasiado lejos, porque solo abusarían de ellos y perjudicarían a otros individuos", dijo Torigian.

Así que en lugar de volverse contra el partido, Xi se dedicó a él. En entrevistas con los medios de comunicación estatales, Xi habló de cómo sus siete años de "juventud enviada" le endurecieron y reforzaron su decisión de servir al partido y al pueblo. "Me destilé y purifiqué, y me sentí un hombre completamente diferente", dijo al Diario del Pueblo en 2004.

La obsesión de Xi Jining por el control también fue moldeada por el trauma del colapso de la Unión Soviética, que ha citado repetidamente como un cuento de advertencia para el Partido Comunista Chino.

"¿Por qué se desintegró la Unión Soviética? ¿Por qué se derrumbó el Partido Comunista Soviético? Una razón importante fue que sus ideales y creencias se habían tambaleado", dijo Xi a los altos cargos en un discurso pronunciado meses después de tomar el timón del partido.

(Video) Panel sobre "Oportunidades y amenazas de la Globalización"

Para hacer frente a la propia crisis de fe de China, Xi reprimió la religión, revigorizó la ideología marxista oficial del partido y promovió su propia filosofía epónima. El "Pensamiento Xi Jinping sobre el socialismo con características chinas para una nueva era" está consagrado en los estatutos del partido y domina los discursos y reuniones del mismo. También impregna las vallas publicitarias, las portadas de los periódicos y las pantallas de cine, y se enseña en las aulas de todo el país, a niños de tan solo 7 años.

El "sueño chino"

En el centro del "Pensamiento Xi Jinping" está la noción del sueño chino: el "gran rejuvenecimiento de la nación china", una visión que Xi desveló apenas unas semanas después de llegar al poder.

Desde entonces se ha convertido en un sello distintivo de su Gobierno, dando forma a muchas de sus políticas en el país y en el extranjero.

"Xi Jinping es un hombre con una misión. Cree que conoce la forma de llevar a China a la tierra prometida del rejuvenecimiento nacional", dijo Steve Tsang, director del Instituto de China en la Universidad SOAS de Londres.

"Está volviendo a sus visiones míticas de la historia china, cuando China era la mayor civilización y país del mundo. Y el resto del mundo (debería) limitarse a respetar, admirar y seguir el liderazgo de China".

Sin duda, muchos chinos están orgullosos de los logros de su país. Bajo el mandato de Xi, China ha declarado el fin de la pobreza extrema, ha modernizado su ejército, ha surgido como líder en tecnología de última generación y ha ampliado enormemente su influencia mundial. Se esfuerza por convertirse en la potencia dominante en el espacio, comanda la mayor armada del mundo y hace sentir su peso como superpotencia emergente.

Para otros, el sueño chino de Xi se ha convertido en su pesadilla viviente. En el extremo occidental del país, las minorías musulmanas son encarceladas arbitrariamente, asimiladas a la fuerza y vigiladas de cerca. En Hong Kong, los partidarios de la democracia han visto su libertad y su esperanza aplastadas en una ciudad que ha cambiado hasta volverse irreconocible.

En todo el país, numerosos abogados defensores de los derechos, activistas, periodistas, profesores y empresarios languidecen en la cárcel o son silenciados por el miedo. A los ojos de Xi, todos ellos son amenazas percibidas para su búsqueda de una nación fuerte y unificada, y por tanto deben ser remodelados o eliminados.

Pero cada vez más, el brillo del sueño chino se está desvaneciendo también para la gente corriente: jóvenes profesionales que optaron por "quedarse quietos" ante la intensa presión, depositantes que perdieron los ahorros de toda su vida en los bancos rurales, compradores de viviendas que se negaron a pagar las hipotecas de las casas inacabadas, así como propietarios de negocios, trabajadores despedidos y residentes empujados al borde del abismo por los implacables cierres de Xi. Algunos de ellos podrían haber apoyado a Xi y su visión, pero ahora están pagando el precio de sus políticas.

Los más desilusionados buscan una salida. La "filosofía de la huida" se ha convertido en una palabra de moda en China, que aboga por la emigración para escapar de lo que algunos ven como un futuro condenado bajo el Gobierno de Xi.

Xi Jinping ha pregonado en repetidas ocasiones que China está en ascenso y Occidente en declive, una convicción reforzada por la polarización política de Estados Unidos y su creencia de que el modelo político superior de China le ha permitido luchar contra el covid mejor que las democracias occidentales. Pero el creciente número de discípulos de la "filosofía de la carrera" supone un rechazo frontal a esa narrativa, lo que demuestra que muchos chinos no tienen fe en su promesa de volver a hacer grande a China.

Enfrentarse a Occidente, asociarse con Rusia

En el sueño chino de Xi subyace un amargo sentimiento de resentimiento hacia Occidente, arraigado en la narrativa nacionalista de que, antes de que el partido tomara el poder, China sufrió un "siglo de humillación" a manos de potencias extranjeras y fue invadida, troceada, ocupada y debilitada.

En los últimos años, las medidas estadounidenses para contrarrestar la creciente influencia de China no han hecho más que reforzar su sensación de estar asediada por las potencias occidentales, dijo McGregor.

"Tiene un atractivo visceral y emocional en China. Es muy poderoso. Creo que Xi lo entiende y pretende aprovecharlo para sus propios fines", dijo.

(Video) La OTAN, desde 1991 hasta la invasiónd e Ucrania. Con javier Solana

Como líder en ciernes, Xi ya había mostrado un fuerte desprecio por las críticas extranjeras a China. "Hay algunos extranjeros con la barriga llena que no tienen nada mejor que hacer que señalarnos con el dedo", dijo Xi a miembros de la comunidad china en México en una visita como vicepresidente en 2009. "China no exporta revolución, hambre o pobreza. Tampoco China les causa dolores de cabeza. ¿Qué más quieren?"

Pero la advertencia más dura de Xi a Occidente se produjo el verano pasado, cuando presidió una gran celebración del centenario del partido. De pie en lo alto de Tiananmen, o la Puerta de la Paz Celestial, la imponente entrada al palacio de la Ciudad Prohibida de la China imperial, Xi declaró que la nación ya no será "intimidada, oprimida o subyugada" por potencias extranjeras.

"Cualquiera que se atreva a intentarlo, se encontrará con sus cabezas golpeadas sangrientamente contra una gran muralla de acero forjada por más de 1.400 millones de chinos", dijo entre los estruendosos aplausos de la multitud.

"Cualquiera que se atreva a intentarlo, encontrará sus cabezas golpeadas sangrientamente contra una gran muralla de acero forjada por más de 1.400 millones de chinos", advirtió.

Xi Jinping, líder de China

Desde su llegada al poder, Xi Jinping ha advertido repetidamente contra la "infiltración" de valores occidentales como la democracia, la libertad de prensa y la independencia judicial. Ha tomado medidas drásticas contra las ONG extranjeras, las iglesias, las películas y los libros de texto occidentales, todos ellos considerados como vehículos de influencia extranjera indebida.

En el extranjero, Xi se embarcó en una agresiva política exterior. "Xi cree que este es el momento de China. Y para aprovechar ese momento, tiene que ser asertivo y asumir riesgos", dijo McGregor.

Bajo el mandato de Xi, China ha competido abiertamente por la influencia mundial con Estados Unidos, aprovechando su peso económico para ganar influencia geopolítica. Sus vínculos con Occidente están en su punto más tenso desde la masacre de la plaza de Tiananmen en 1989, y se agravaron aún más por el apoyo tácito de Beijing a Moscú tras la invasión rusa de Ucrania.

Xi y su homólogo ruso, Vladimir Putin, comparten una profunda sospecha y hostilidad hacia Estados Unidos, que creen que está empeñado en mantener a China y a Rusia a raya. También comparten la visión de un nuevo orden mundial, que se adapte mejor a los intereses de sus naciones y deje de estar dominado por Occidente.

Pero está por ver cuántos países están dispuestos a sumarse a esa perspectiva alternativa. Las opiniones sobre China se han vuelto más negativas durante la década de Xi en el poder en muchas economías avanzadas, y en algunas, las opiniones desfavorables alcanzaron máximos históricos en los últimos años.

Las amplias reivindicaciones de soberanía de Beijing también han provocado el antagonismo de muchos de sus vecinos en la región. China ha construido y militarizado islas en el Mar de China Meridional, ha aumentado las tensiones militares por una cadena de islas en disputa con Japón y ha protagonizado sangrientos conflictos fronterizos con India. También ha intensificado la intimidación militar de Taiwán, una democracia autónoma que Xi ha prometido "reunificar" con el continente.

Por su parte, Estados Unidos se ha dado cuenta de la competencia con China y está trabajando con sus aliados y socios afines para adoptar una serie de medidas contra Beijing en materia de geopolítica, comercio y tecnología.

Ese difícil entorno internacional, junto con el peaje del "cero covid" y los vientos en contra de la economía, suponen un gran reto para Xi Jinping en los próximos años.

Pero durante la próxima semana, el congreso del partido se dedicará a celebrar la victoria de Xi. Según la historia oficial más actualizada del partido, Xi ha llevado a China "más cerca del centro de la escena mundial de lo que nunca ha estado".

Puede que Mao haya fundado la China comunista. Pero según la narrativa del partido, es Xi quien llevará al país a su renacimiento como nueva superpotencia mundial. Que lo consiga tendrá un profundo impacto en el mundo.

Videos

1. La OTAN, desde 1991 hasta la invasiónd e Ucrania. Con javier Solana
(Fundación INCIPE)
2. La guerra en Ucrania y su impacto geopolitico y energetico: consecuencias para Mexico
(UC San Diego School of Global Policy and Strategy)
3. La proyección internacional de China en 2021
(CARI Consejo)
4. Entrevista a Jorge Turmo Arnal y Ángel Rodríguez: la inflación económica
(informativos)
5. América Latina en la nueva geopolítica mundial: apuestas para la supervivencia | Webinar
(CIDE)
6. Open Lecture: Geopolítica Viral: COVID y (des)orden mundial
(Facultad de Ciencias Empresariales | Universidad Católica del Uruguay)

Top Articles

Latest Posts

Article information

Author: Lakeisha Bayer VM

Last Updated: 12/19/2022

Views: 5277

Rating: 4.9 / 5 (49 voted)

Reviews: 88% of readers found this page helpful

Author information

Name: Lakeisha Bayer VM

Birthday: 1997-10-17

Address: Suite 835 34136 Adrian Mountains, Floydton, UT 81036

Phone: +3571527672278

Job: Manufacturing Agent

Hobby: Skimboarding, Photography, Roller skating, Knife making, Paintball, Embroidery, Gunsmithing

Introduction: My name is Lakeisha Bayer VM, I am a brainy, kind, enchanting, healthy, lovely, clean, witty person who loves writing and wants to share my knowledge and understanding with you.